Visita del Maestro de la Orden a Argentina y Chile

El Maestro de la Orden con Familia Dominicana en Chile

El Maestro de la Orden, fray Bruno Cadoré OP acompañado por fray Luis Javier Rubio Guerrero, Socio para América Latina y el Caribe, visitaron Argentina y Chile entre el 27 de julio y el 5 de agosto.

Un contratiempo en el vuelo de Buenos Aires a Córdoba impidió que participaran del último día del Encuentro de Provincia, como estaba previsto, pero pudieron saludar a todos los frailes antes de la misa con la Familia Dominicana de Córdoba en la tarde del viernes 27. El sábado se encontraron con las comunidades de Córdoba y Santa Fe y a mediodía viajaron a Santiago de Chile.

SANTIAGO DE CHILE

Esa tarde hubo una convivencia y encuentro en el Convento de Santo Domingo, que concluyó con el canto de vísperas. En el encuentro el Maestro dio respuesta a algunas preguntas que se le formularon. Entre otras preguntas, consultado sobre su mirada de la situación en Nicaragua, fray Bruno dijo que es difícil predicar a quien tiene el poder, pero hay que hacerlo. “Hay que tener en cuenta, ante todo, que el poder no lo sabe todo. Las alianzas políticas que tienen la ilusión de que el poder puede no solo saberlo todo sino hacerlo todo, no son buenas. Tenemos que hablar desde los que no tienen poder, los pobres, a los que abusan del poder”, manifestó.

Surgió también el interés por el próximo Capítulo general de los frailes, que será en la Ciudad Ho Chi Min (Saigón, Vietnam), entre julio y agosto de 2019. El Maestro destacó que es el primer capítulo de la Orden que se celebrará en el Extremo Oriente, en un país que no ha estado dentro de la esfera de los países colonizados por el occidente europeo. Eso obliga a responder a un enorme desafío: la representación del mundo, la cultura entera, la vinculación de la tradición cristiana a paradigmas del mundo noroccidental, no es lo que corresponden a las culturas y países del Asia Oriental, con excepción quizá de Filipinas. El rico intercambio de preguntas y respuestas culminó con el canto de vísperas en el templo, animados y bajo la conducción de las hermanas de vida contemplativa.

Durante el domingo 29 y el lunes 30 por la mañana, el Maestro y su socio dialogaron con las comunidades de frailes: Apoquindo, Chillán, Santo Domingo, Recoleta, Valparaíso y compartieron la Eucaristía.

El lunes 28 por la tarde tuvo lugar un encuentro de todo el Vicariato con el Maestro, su socio y el prior provincial, fray Javier Pose. El vicario, fray Juan José Baldini, presentó el camino recorrido por el vicariato desde diciembre de 2016 hacia la integración a la Provincia Argentina de San Agustín, y el trecho que han recorrido desde el capítulo vicarial de octubre 2017 hasta hoy.

Señaló brevemente los puntos tratados por el Maestro en diálogo con los frailes. Destacó que no hay que oponer institución y fraternidad, estructuras y misión. En este sentido, puntualizó que “las instituciones y estructuras son medios, valen en la medida en que potencian la fraternidad y la misión”. Expresó que se necesita mejorar la confianza mutua y atreverse a mirar a diez años o más de distancia: qué presencias, qué instituciones, qué iglesia se desea.

El martes 31 por la mañana, fray Bruno, fray Luis Javier y fray Javier partieron para Mendoza, a fin de continuar su visita en territorio argentino.

MENDOZA

El martes 31 viajaron directamente desde el aeropuerto de Mendoza hacia San Juan, donde ya estaban reunidos hermanas y hermanos de la Familia Dominicana de Cuyo: frailes y religiosas, miembros de las Fraternidades Laicales, de las Cofradías del Rosario y de otros grupos vinculados a la Orden y también estudiantes, docentes y directivos de los colegios dominicos de la región. Luego de un diálogo con fray Bruno en el patio del Colegio Santo Domingo el Maestro presidió la Misa en la iglesia conventual y a continuación tuvo un encuentro con los frailes.

LA RIOJA, TUCUMÁN, SANTIAGO DEL ESTERO

Al día siguiente fray Bruno y fray Luis Javier, acompañados por fray Javier y fray Carlos María, emprendieron viaje a La Rioja, donde llegaron para el almuerzo. También allí hubo un encuentro con la comunidad de frailes y luego con la Familia Dominicana en el salón del convento.

El jueves 2 continuaron el recorrido hacia Santiago del Estero. Luego del encuentro con los frailes de la comunidad local y de Tucumán el Maestro visitó el Instituto San Martín de Porres y posteriormente tuvo lugar el encuentro con la Familia Dominicana de la región, con una buena representación de San Miguel y de Concepción de Tucumán, incluido su obispo, fray José María, quien presidió la misa, y, por supuesto, de Santiago del Estero.

BUENOS AIRES

Ya en Buenos Aires, el Maestro y fray Luis Javier se encontraron con los novicios y estudiantes y luego con las comunidades de Buenos Aires y Mar del Plata. A la noche celebraron la misa con los jóvenes del Movimiento de Vida en Gracia. El sábado a la mañana se reunieron con algunos miembros del Consejo de Formación y el Regente de Estudios y por la tarde con el Consejo Nacional de la Familia Dominicana. Luego siguió el encuentro con la Familia Dominicana de la zona Buenos Aires, que concluyó con la celebración de la misa de Santo Domingo, durante la cual uno de los hermanos estudiantes hizo su profesión solemne en la Orden en manos de fray Bruno.

El domingo 5 tuvo lugar el encuentro con las monjas, en el Monasterio de San Justo. Además de la comunidad local se habían congregado hermanas de los monasterios de Córdoba, Mendoza, Catamarca, Concepción y Lavalle. Luego de la misa dominical fray Bruno tuvo un diálogo con las hermanas, a partir de algunas preguntas que habían preparado las distintas comunidades.

Por la tarde tuvo lugar la reunión final con el Consejo de Provincia, donde fray Bruno y fray Luis Javier adelantaron algunas conclusiones de su visita, con observaciones y orientaciones importantes para la vida de la Provincia.

Los viajes a distintos puntos del país fueron la ocasión para experimentar la diversidad de paisajes y conocer, aunque sea fugazmente, algo de la predicación dominicana en Argentina. En todas partes fray Bruno se dio tiempo para escuchar inquietudes y responder preguntas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *