En todas las provincias que he visitado, los frailes consideran que las nuevas redes de comunicación constituyen un reto importante para nuestra predicación y que, más allá de los nuevos horizontes abiertos a la comunicación por el desarrollo técnico, se trata de un nuevo mundo (« el sexto continente ») al que la Orden debe llegar para predicar en él. En realidad, la Orden ya lo está haciendo y testimonio de esto es la cantidad de frailes presentes en las redes sociales, por ejemplo, o incluso algunas iniciativas de carácter colectivo. ¿Cómo evitar que esto no individualice más la predicación de cada fraile? ¿Cómo desarrollar una reflexión común sobre los temas culturales y antropológicos de estas nuevas redes, con el fin de ejercer una verdadera creatividad del encuentro apostólico?

(Relatio de Statu Ordinis Trogir, n. 56)