La Historia de CIDALC

Clipboard01

Primeros intentos de organización con DORCA y CIDAS (1968-1971) 

El caminar de la Iglesia y los pueblos latinoamericanos se vio marcado con los nuevos bríos ofrecidos por el Concilio Vaticano II (1962-1965) y las consiguientes réplicas sugeridas en el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), especialmente en la Conferencia de Medellín en 1968.  Estos fenómenos eclesiales repercutieron en las perspectivas pastorales de la vida consagrada impulsada, en nuestra región, por la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR). Toda esta efervescencia eclesial, así como la realidad social, política y económica dio origen a movimientos y organizaciones eclesiales. La Orden desde su misión evangelizadora en el mundo contemporáneo, vio un horizonte de posibilidades y actividades concretas. Con este propósito se crearon en Roma, a partir de la reunión de los superiores provinciales realizada en el año 1967, dos organizaciones regionales para analizar y programar más fácilmente la opción y acción apostólica de los hijos de Santo Domingo de Guzmán en los contextos latinoamericano y caribeño:[1]

DORCA[2], Organización Regional Dominicana para América Central entendida más his t 1ampliamente, en colaboración con México y conformada por las entidades provinciales y vicariatos implantados en México, Puerto Rico, Antillas Holandesas, República Dominicana, Cuba, Trinidad, Barbados, Granada, Venezuela y los países centroamericanos.

CIDAS, la Conferencia Interprovincial Dominicana de América del Sur que reunía a todos los países de América del Sur con excepción de Venezuela.

A petición de los Provinciales y Vicarios de la región latinoamericana reunidos en Bogotá, Colombia en 1971, DORCA y CIDAS se fusionan, constituyendo así una sola Conferencia que integra a todas las entidades dominicanas en el Continente Latinoamericano y Caribeño a la que denominaron: Conferencia Interprovincial Dominicana de América Latina, reconocido a partir de allí bajo las siglas CIDAL.


DORCA: primera y única Asamblea de 1968
 

El primer y único encuentro de DORCA celebrado en México, D.F., del 25 al 28 de junio de 1968, fue presidido por Fr. Mariano Antia, O.P. (Provincial de la Provincia de Santiago de México). Contó con la participación de frailes de México, Puerto Rico, Antillas Holandesas, República Dominicana, Cuba, Trinidad, Granada, los países de América Central y Venezuela, a excepción de los vicariatos de Guatemala y Panamá pertenecientes a la Provincia de Aragón, el vicariato de Trinidad y la Misión de Ocosingo (Provincia del Santo Nombre en México).

DORCA había programado un segundo Encuentro en Puerto Rico para febrero de 1969, pero no se llevó a cabo. Durante este período ejercía el servicio como Maestro General de la Orden Fr. Aniceto Fernández Alonso, O.P., 82º Maestro de la Orden (1962-1974). La presidencia de DORCA estaba a cargo del superior mayor del lugar donde se celebrara la reunión, y el secretariado de DORCA se establecía en Puerto Rico, bajo la supervisión del vicario provincial. Se realizó el Capítulo General de River Forest,Chicago, Estados Unidos en 1968, donde se renovó elLibro de las Constituciones y Ordenaciones (LCO), conforme al Concilio Vaticano II.


CIDAS: Asambleas de 1968, 1969 y 1970

El primer encuentro de CIDAS realizado en Buenos Aires, Argentina, del 1 al 5 de junio de 1968, fue influenciado por los temas, enfoques, mentalidad y organización de la segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de Medellín (1968). Propuso a Fr. Francisco Catao, O.P., Provincial de Brasil, la elaboración de una encuesta entre todos los religiosos acerca del papel de la Orden en América Latina, y la distribución trimestral del Boletín Interprovincial“O.P. Suramericana”. Fr. Héctor Muñoz, O.P., desempeñaba el cargo de secretario de la Conferencia. A diferencia de DORCA, este encuentro tuvo mayor alcance, logró solucionar sus problemas de forma más efectiva y directa, motivando así a los participantes para continuar reuniéndose.

El segundo encuentro de CIDAS se llevó a cabo en La Paz, Bolivia, del 30 de junio al 5 de julio de 1969. Aquí se decidió suspender la elaboración trimestral del Boletín Interprovincial“O.P. Suramericana,” pero sesolicitó a las entidades de la Orden y al Secretario su colaboración en su boletín “CIDOMINFORD”.

El tercer encuentro se realizó en Lima, Perú, del 5 al 10 de enero de 1970. Esta reunión integrada sólo con formadores, trató asuntos relacionados con la “actualización de la formación dominicana”[1], inspirada en los documentos de la Conferencia Medellín del CELAM, el Encuentro sobre formación animado por la CLAR (1969), por las nuevas Constituciones de la Orden y, especialmente, por la Instrucción sobre la renovación acomodada de la formación para la vida religiosa promulgado por la Sagrada Congregación de Religiosos (1969).


NACIMIENTO DE CIDAL
 

Asamblea de CIDAS y DORCA en Bogotá y fundación de CIDAL (1971)

nacimiento cidal

CIDAS organizó un cuarto Encuentro en Colombia del 18 al 24 de marzo de 1971 invitando a los miembros de DORCA.  Esta Asamblease llevó a cabo en la Casa de Retiros de las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación en Petaluma, Bogotá. Fue presidida por Fr. Aniceto Fernández Alonso, O.P., entonces Maestro de la Orden. Participó también el Asistente para las provincias de América, fr. Brian Farrelly, sirviendo como Secretario del Encuentro, Fr. Andrés Monsalve Sánchez, O.P. de la Provincia de Colombia.

El tema general de la Asamblea fue: “Nuestra presencia en América Latina”[1], de donde surgieron temáticas relacionadas con la presencia de la Orden en el pueblo de Dios, la juventud y las vocaciones. Durante el desarrollo del Encuentro se manifestó la necesidad de fusionar las dos entidades regionales CIDAS y DORCA, lo cual se hizo bajo el nombre Conferencia Interprovincial Dominicana de América Latina (CIDAL). Los primeros Estatutos de la CIDAL establecieron que

La finalidad de CIDAL es incrementar las relaciones entre los frailes; fomentar el intercambio de ideas, de posibilidades y de realizaciones apostólica; examinar críticamente nuestra vida a la luz de las Constituciones de la Orden y de las Exigencias de la Iglesia en Latinoamérica; y promover el mutuo conocimiento y la mutua colaboración de la Familia Dominicana. 

Según estos Estatutos, las asambleas serían llamadas “Encuentros” y serían presididas por el Provincial, Viceprovincial o Vicario del lugar donde fuese a celebrarse el próximo. El Secretario General era elegido para un término de tres Encuentros.[2]  En medio de este ámbito, se preparó el Capítulo General de Tallaght, Irlanda (1971).  


II Encuentro en Amecameca (1973)

amecamecaEl segundo Encuentro de la CIDAL tuvo lugar en la Casa de Retiros Agua Viva, en Amecameca, México, del 18 al 30 de enero de 1973. Fue preparado y presidido por Fr. Agustín Desobry, O.P., Provincial de la Provincia de Santiago de México, Fr. Andrés Monsalve Sánchez, O.P., Secretario General de CIDAL, y Fr. Miguel Concha, O.P., subsecretario de CIDAL en México (Provincia de México).

Pasado el Encuentro, se funda el “Centro de Estudios Rurales Andinos Fray Bartolomé de Las Casas”, en el Cuzco, Perú, el 25 de mayo de 1974 por los padres franceses de la Provincia de Tolosa, con la finalidad de realizar la investigación científica al servicio de las comunidades populares y sus problemas económicos, sociales y culturales. Durante el 1974 también se conmemoró el VII Centenario de la muerte de Santo Tomás de Aquino y el V Centenario del natalicio de Fr. Bartolomé de las Casas. Por eso se organizó el Congreso Teológico Interamericano de la Orden de Santo Domingo, animado por las Provincias de Santa Catalina de Sena de Ecuador, San Luis Bertrán de Colombia y San Juan Bautista del Perú. 


III Encuentro en Aguas Buenas y fundación de CODAL (1974)

El tercer Encuentro de CIDAL se realizó en Aguas Buenas, Puerto Rico, del 29 de julio al 5 de agosto de 1974. Organizado y presidido por Fr. Teodoro Veerkamp, O.P., Vicario Provincial de Puerto Rico y Fr. Andrés Monsalve Sánchez, O.P., Secretario General de CIDAL.

Días antes del Encuentro de CIDAL, del 26 al 28 de julio, en Bayamón, Puerto Rico se creaba la Conferencia de Dominicas de América Latina (CODAL). Por eso, en Aguas Buenas, además de la presencia de los Provinciales y Vicarios de toda la región; se invitó también a las hermanas de vida apostólica que se integraron a la reflexión conjunta, logrando así una dimensión y colaboración más amplia de la Orden.

Fr. Vicente de Couesnongle, O.P., 83º Maestro General de la Orden (1974-1983), no pudo asistir a este encuentro, pero dirigió un breve mensaje a Fr. Teodoro Veerkamp, O.P., y participantes de la tercera Asamblea de CIDAL[3]. Además de los temas relacionados con los Vicariatos y su vinculación a las Provincias madre; hubo peticiones acerca de las Viceprovincias, Vicariatos y Capítulos Regionales ante el Capítulo General que se realizaría en Madonna dell’Arco, Nápoles, Italia (1974)[4]. A diferencia de las anteriores Asambleas que centraban su reflexión en la evangelización y asuntos externos, en esta se pretendía analizar las cuestiones internas de la Orden en América Latina, indagando con profundidad la comunicación, intercambio de ideas, experiencias, fijación de criterios, abrir y reforzar contactos,  trabajo común y metas conjuntas como Familia Dominicana.
 

IV Encuentro en Quito y la primera regionalización (1975) 

El cuarto encuentro de CIDAL tuvo lugar en Betania, Quito, Ecuador, del 27 de julio al 3 de agosto de 1975, organizado y presidido por Fr. Manuel A. Freire, O.P., Prior Provincial de Ecuador, y Fr. Andrés Monsalve Sánchez, O.P., Secretario General de CIDAL.  Participaron en este Encuentro Fr. Vicente de Couesnongle, O.P., Maestro de la Orden; Fr. Luis Armijos Valdivieso, O.P., Asistente del Maestro de la Orden para las Provincias de América Latina, y Fr. John A. Farren, O.P.,  Asistente para el Apostolado de la Orden. Fue invitado Monseñor Alfonso López Trujillo, quien fungía como Secretario General del CELAM. De manera simultánea, se realizó la segunda reunión de CODAL.

El tema central de reflexión versó en relación con la “Evangelización y Misión de la Orden en América Latina” estudiado en tres etapas: síntesis eclesiológica, Iglesia-evangelización(Mons. López Trujillo); Evangelización en América Latina y carisma de la Orden dominicana(Fr. John Farren, O.P.); y la presentación y confrontación de las experiencias apostólicas, recopiladas por todas las entidades miembros de CIDAL.

Se deciden algunas modificaciones en los Estatutos con el propósito de lograr una mayor eficacia y colaboración entre las comunidades, como la regionalización de CIDAL.   La regionalización buscó integrar las diversas entidades que tuvieran en común cercanía, intereses afines y lengua, agrupándolas específicamente en cuatro zonas:

Región A: México y Centroamérica.

Región B: El Caribe y Venezuela.

Región C: Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Región D: Brasil, Argentina, Uruguay y Chile.

Finalmente, se eligió a Fr. Enrique Ruiz Maldonado, O.P.,como el nuevo Secretario General de la Conferencia. 

El año siguiente, del 19 al 30 de abril, se realizó en Bogotá, Colombia la reunión de Promotores y Regentes de Estudios con la Comisión para la promoción de la Vida Intelectual de la Orden, organizada y presidida por Fr. Liam Walsh, O.P., entonces Asistente para la Vida Intelectual.


V Encuentro en Amecameca: el Asistente para América Latina como Presidente de CIDAL (1977)

El quinto Encuentro de CIDAL tuvo lugar en Amecameca, Agua Viva, México, del 1 al 6 de agosto de 1977, con la participación de los Superiores Mayores y definidores de América Latina, quienes participarían del Capítulo General de Definidores en Quezón City, Filipinas.

La temática abordada se centró en “los problemas internos de la Orden y su débil capacidad para asumir los compromisos de la evangelización”[5]. Se reformaron los Estatutosque habían regido las actividades de la Conferencia desde 1968, aceptando que el Presidente de CIDAL fuera en adelante el Asistente del Maestro General de la Orden para América Latina. También se acordó que las Asambleas se realizaran seis meses antes de los Capítulos Generales de la Orden, con el fin de reflexionar sobre los temas y ofrecer propuestas significativas al desarrollo de estos mismos.  Así, se elaboraron las peticiones referentes a las relaciones de los Vicariatos con sus Provincias madre y su representatividad en el próximo Capítulo General. Finalmente, se inició un proceso de renovación integral y colaboración de las diversas entidades, con base en la regionalización, en vistas de la animación que proponía CIDAL en el Continente.

A partir de este Encuentro se realizaron diferentes reuniones regionales correspondientes a los Vicariatos de El Caribe y Venezuela, la Región México-Centro América y Panamá. Se crearon dos organismos en El Caribe con el fin de unificar y programar diversos proyectos: el Consejo de Dominicos del Caribe (CODOCAR) y la Asamblea Regional Dominicos del Caribe (ARDOCAR).En 1979 los Vicarios del Caribe iniciaron reuniones periódicas de CODOCAR con el fin de unificar la Orden en El Caribe mediante la creación de una “Provincia federada” que integrara los seis Vicariatos que estaban trabajando en las islas del Caribe: República Dominicana (Provincia de España); Puerto Rico (Provincias de Holanda y España);  Haití (Provincia de Tolosa); Granada, Barbados y Jamaica (Provincia de Inglaterra); Trinidad &Tobago (Provincia de Irlanda); Antillas Holandesas (Provincia de Holanda); Cuba (Provincia de Bética) y los Vicariatos de Venezuela (Provincia de El Rosario y Provincia de Bética).


VI Encuentro en Caracas y la creación de la Revista CIDAL (1980)

El sexto Encuentro CIDAL se realizó en Los Teques, Caracas, Venezuela, del 24 de febrero al 2 de marzo de 1980, animado y organizado por Fr. Juan Manuel Pérez, O.P., quien fungía como Asistente del Maestro de la Orden para América Latina y Presidente de CIDAL. En este Encuentro fue elegido como Secretario General Fr. José Manuel Rodríguez Suárez, O.P., entonces Vicario de República Dominicana. En el curso de la reunión se dio un balance general del camino recorrido por CIDAL durante estos doce años, por parte del Secretario saliente, Fr. Enrique Ruiz Maldonado, O.P.

La reflexión se centró sobre la “Evangelización y presencia de la Orden” en América Latina, confrontándola con el Documento de Puebla de la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (1979) y los documentos de la CLAR, en relación con la misión y carisma de la Orden.  Finalmente, se redactaron propuestas para la preparación al Capítulo General de Provinciales en Walberberg, Alemania, que se realizó del 3 al 27 de setiembre de 1980, y que proponía buscar nuevas formas de predicación.

Se encomendó al Presidente de CIDAL la conformación de un Equipo de Reflexión con la finalidad de traducir operativamente aquellas líneas de integración y animación a nivel Provincial, que señalara la Asamblea del CIDAL, en el campo que le corresponde, asesorando y acompañando el trabajo del Secretario de CIDAL. El Equipo se constituyó por Fr. José de Jesús Sedano, O.P., Fr. Enrique Ruiz, O.P., Fr. Jorge Chaves, O.P., Fr. Félix Struik, O.P., Fr. Felicísimo Martínez, O.P., Fr. Robert Rivas, O.P., Fr. Oscar Uzín, O.P., Fr. Hilton Japiasú, O.P., Fr. Julián Riquelme, O.P., y Fr. Diego Correa, O.P. El Equipo fue convocado a un encuentro por Fr. Juan Manuel Pérez, O.P., en Bogotá, Colombia, del 5 al 10 de enero de 1981.  Como fruto de esta única reunión se elaboró un documento titulado “Entre la apatía y la esperanza”, publicado en la Revista CIDAL, 1981, n. 1, pp. 3-14, pero debido a la poca resonancia, el equipo no volvió a reunirse.

De hecho, para atestiguar la producción y difusión de los trabajos, reflexiones, acuerdos, experiencias y luchas de los hermanos y hermanas dominicos/as en la Región, surgió la iniciativa de editar las Actas de CIDAL. Se creó la Revista CIDAL con la finalidad de comunicar, informar y analizar temas dominicanos desde nuestra región. En este primer número, un número especial, se publicaron las Actas del VI Encuentro y el informe sobre el camino recorrido por CIDAL desde su fundación, resumen hecho por fr. Enrique Ruiz, como secretario saliente. Hasta 1982, se publicaron 4 números de la revista.

Luego de esta Asamblea, en 1982, durante la reunión anual de CODOCAR, en la que participaron los siete Superiores de todos los Vicariatos presentes en El Caribe, un dominico nativo de cada una de las islas del Caribe y Fr. Juan Manuel Pérez, O.P., entonces Asistente del MOP para América Latina, se discutió el proyecto de la “Provincia federada” en El Caribe, acordando iniciar este proyecto con la creación de un Vicariato General, que más tarde llegara a ser una Provincia.


VII Encuentro de CIDAL en Santiago (1983)

El séptimo Encuentro de CIDAL, celebrado en Santiago, Chile, del 1 al 7 de marzo de 1983, contó con la participación de Fr. Jesús Mateo Calderón, O.P., Obispo de Puno (Perú), Fr. Bernardo Olivier, O.P., Asistente General para la Vida Apostólica, Fr. Santiago Pirallo Prieto, O.P., Provincial de España, Fr. Damián Byrne, O.P., Provincial de Irlanda, Fr. Jorge Chaves Ortiz, O.P., Promotor Regional de Justicia y Paz para América Latina y la Directiva de CODAL.

El tema central de reflexión y estudio giró en torno a “la Religiosidad Popular y sus implicaciones en la Evangelización”. Se evaluó la labor de los diversos organismos creados durante estos últimos seis años, como fueron el Consejo Dominicos del Caribe (CODOCAR), la Asamblea Regional Dominicos del Caribe (ARDOCAR), los “Caribean born” (frailes naturales del Caribe), las reuniones de formadores, superiores y la posibilidad de crear en El Caribe dos entidades jurídicas: una de habla inglesa y otra de habla hispana. Por otro lado, se elevaron propuestas al Capítulo General de Roma, Italia, que se realizó del 29 de agosto al 3 de setiembre de 1983 y que eligió a Fr. Damián Byrne, O.P., 84º Maestro General de la Orden (1983-1992), el cual reconfirmó a Fr. Juan Manuel Pérez García, O.P., (Provincia de España), como Asistente para América Latina y por ende, Presidente de CIDAL y a Fr. José Manuel Rodríguez Suárez, O.P., Secretario General de CIDAL, quien fungía como Vicario de República Dominicana.

Esta Asamblea propuso “Dar continuidad al Equipo de Reflexión” (Cf. Actas de la VIII Asamblea de CIDAL, 1983, P. 106). Por otra parte, el Capítulo General de Roma de 1983 también pidió la restauración, indicando que la formación permanente es la tarea fundamental del Equipo de Reflexión (Cfr. CPG de Roma, n. 106 a). Respondiendo a estas sugerencias el encuentro de Regentes de Estudio de la Orden de Predicadores en América Latina, reunido en Bogotá, Colombia en agosto de 1984, nombró a un segundo grupo de Equipo de Reflexión integrando a Fr. José de Jesús Sedano, O.P., Fr. Sergio Lobo de Moura, O.P., Fr. José María Rossi, O.P., Fr. José Manuel Rodríguez, O.P., Fr. Juan Manuel Pérez, O.P., Fr. Julián Riquelme, O.P., Fr. Gerardo Qintanar, O.P., y Fr. Jorge Arturo Chaves, O.P.

Ese mismo año, se celebró el I Seminario de Justicia y Paz de CIDAL, sobre los  problemas de los campesinos, indígenas, refugiados, inmigrantes, etc., en Alajuela, Costa Rica, del 9 al 31 de julio de 1983.  También se llevó a cabo el I Curso de Dominicanismo en América Latina, para formadores, superiores y futuros formadores, en Bayamón, Puerto Rico, del 1 al 13 de agosto.

Del 2 al 8 de agosto de 1984, en Quito, Ecuador, tuvo lugar el I Congreso de Historiadores Dominicos en América Latina y el Caribe. Se organizó concon la finalidad de “elaborar un trabajo práctico de la historia de la Orden en América Latina que ayudara a los años de formación”.  Los participantes del Congreso fundaron los “Cuadernos para la Historia de la Evangelización en América Latina” (CHELA). Ese mismo año se empieza a preparar el I Coloquio Teológico Dominicano Internacional, que posteriormente se celebró en Bogotá, Colombia, del 24 al 29 de setiembre de 1986.

En 1985, del 15 al 20 de julio, se llevó a cabo en Bogotá, Colombia el Encuentro de dominicos que trabajan con universitarios. La Revista CIDAL llegó a su decimotercera edición.


VIII Asamblea en Alajuela (1986)

El octavo Encuentro de CIDAL en Alajuela, Costa Rica, del 3 al 8 de febrero de 1986. Como consecuencia de las últimas reuniones del trienio se estudió un temario relacionado con el “apostolado intelectual y profesional, con sus connotaciones históricas que respondieran a la política cultural de la Orden en y para América Latina.” Se manifestó una gran preocupación por las tristes y agravantes realidades de pobreza y opresión en los países latinoamericanos, además de las sugerencias del momento en relación con la necesidad de una mayor integración de las instituciones que trabajan en una misma zona o país.

Se nombró un promotor zonal de justicia y paz en cada región; se le dio apoyo a la organización del primer coloquio teológico “Los pueblos y el quehacer teológico desde las ciencias sociales” y se promocionó el siguiente encuentro de historiadores, como preparación al V centenario de la Evangelización en América.

Por otra parte, se inició la elaboración del material de dominicanismo a distancia estudiando las propuestas de los frailes que trabajan en universidades; se asimilaron los resultados y proyectos del Equipo de Reflexión y el tema de la Misión de la Orden en América Latina del Capítulo General de Roma (1983). Además de propuestas y sugerencias como preparación al Capítulo General de Definidores, que se celebró en Ávila, España, del 7 al 27 de agosto de 1986.


IX Asamblea en Lima (1989)
 

CIDAL celebró su novena Asamblea en Lima, Perú, del 5 al 12 de febrero de 1989, presidida por Fr. Juan Manuel Pérez, O.P., Asistente del MO para América Latina y Presidente de CIDAL y la participación de Fr. José Manuel Rodríguez, O.P., Secretario General de CIDAL; además participaron Obispos y Religiosas de la Orden. Esta reunión se desarrolló en continuidad con las temáticas propuestas por la Asamblea de Costa Rica, y urgidos por los desafíos de la “Nueva evangelización”, se analizaron temas abundantes y variados sobre la renovación de la vida dominicana y su propio carisma desde el ministerio de la predicación, comunidad, proyecto apostólico, formación para la nueva evangelización, la nueva Ratio Formationis Generalis de la Orden y el tema del laicado.

Se aprobó el Curso de Evangelización y Realidades latinoamericanas, organizado por el Centro Bartolomé de las Casas de Cuzco (Perú);  se dio apoyo a los aportes y propuestas planteados en la reunión de Pastoral Indígena de Guatemala y se elaboraron las proyecciones y lineamientos para preparar la coyuntura del Capítulo General de Provinciales en Oakland, Estados Unidos, que tuvo lugar del 19 de julio al 8 de agosto de 1989. En la Asamblea propusieron candidatos para el oficio de Asistente del Maestro de la Orden para América Latina y Presidente de CIDAL, para cuyo cargo fue electo Fr. Francisco Quijano, O.P. (Provincia de México).

Pasado un año de la Asamblea, se llevó a cabo un segundo Encuentro de Justicia y Paz, del 5 al 9 de febrero en México; y el III Coloquio Teológico Dominicano Internacional, con el tema: “Nueva Evangelización”, Sao Paulo, Brasil, del 24 al 28 de noviembre de 1990; Encuentro de Regentes de Estudios, en Quito, Ecuador, del 1 al 3 de diciembre. Ese mismo año, Fr. Robert Rivas, O.P., del Vicariato de Trinidad, fue consagrado como primer obispo de San Vicente y las Granadinas.  En 1991, del 15 de julio al 3 de agosto, se llevó a cabo el III Curso de Formación de la Orden de Predicadores, con el tema: “Iglesia y Realidades Latinoamericanas” en Cuzco, Perú.  La Revista CIDAL llegó a su edición número 23.


X Asamblea en São Paulo, Equipo CIDAL y fundación del Instituto Pedro de Córdoba (1992)

La décima Asamblea de CIDAL se realizó en SãoPaulo, Brasil, del 3 al 8 de febrero de 1992, año en que se conmemoraba el V Centenario de la Evangelización del Nuevo Mundo. Se profundizaron tres temas fundamentales: “El mundo en que vivimos” (Frei Betto, O.P.), “Encontrar a Dios en este mundo” (Monseñor Pedro Casaldáliga, claretiano), y “La Palabra de Dios en el mundo”(Frei Gilberto Gorgulho, O.P.). Toda esta reflexión se hizo enmarcada dentro del tema general: “Nueva Evangelización y la credibilidad de la Orden en el mundo”.

Por primera vez se conforma un Equipo completo para CIDAL compuesto por el Presidente, el Asistente del MOP para América Latin Fr. Flannan Hynes, O.P. (Provincia de Irlanda); el Secretario electo en esta Asamblea, Fr. Márcio Alexander Couto, O.P. (Provincia de Brasil); un Promotor para la Familia Dominicana, Fr. Baltasar Hendriks, O.P. (Vicariato de Puerto Rico); y un Promotor de Justicia y Paz, Fr. João Xerri, O.P. (Provincia de Brasil).

Entre los logros alcanzados sobresalen la creación y aprobación del Instituto Pedro de Córdoba (IPC), que fue inaugurado por Fr. Timothy Radcliffe, O.P., Maestro de la Orden, el 8 de abril de 1994.  Se instaló en una sede propia ofrecida por la Provincia de Chile. El IPC nace con la finalidad de ser un Centro de Estudios Superiores de la Orden dedicado especialmente a ofrecer a dominicos y dominicas una instancia de diálogo y reflexión de calidad acerca de la realidad social, política y cultural de América Latina y El Caribe propiciando el encuentro fecundo entre las ciencias sociales y humanas con la teología a través de una metodología interdisciplinaria.

Esta Asamblea apoyó también el proyecto de Pastoral Indígena representado por hermanos y hermanas indígenas; se estudiaron los Estatutos del Fondo de Solidaridad de la Orden y se fortalecieron los lazos de colaboración conjunta con toda la Familia Dominicana; y se ofrecieron pautas para el trabajo de la IV Conferencia del Episcopado Latinoamericano.

Además de todos los delegados de las entidades que participaron en el Capítulo General de México, celebrado del 1 al 31 de julio de 1992, donde Fr. Timothy Radcliffe, O.P., fue elegido como el 85º Maestro General de la Orden (1992-2001),  se invitó a Fr. Mateus Cardoso, O.P., Asistente del MO para la Vida Intelectual, quien presentó la nueva Ratio Studiorum Generalis; al Cardenal Paulo Evaristo Arns, O.F.M.,

Ese mismo año, del 19 al 24 de enero, se llevó a cabo el II Encuentro de Pastoral Indígena de la Familia Dominicana,enCochabamba, Bolivia; así como el IV Curso de Formación O.P. “Iglesia y realidades Latinoamericanas” en el Cuzco, Perú, del 13 de julio al 1 de agosto de 1992. El 15 de junio, el Consejo Provincial de la Provincia San Lorenzo Mártir de Chile fue convocado para estudiar el estado de dicha Provincia, y que a petición del Consejo Provincial fue reducida al estado de Vicariato General a partir del Capítulo General Electivo de México en 1992.  Iniciando 1993, se celebró en Guatemala el IV Coloquio Teológico Dominicano  Internacional, con el tema: “El pueblo como sujeto desde la exclusión”. Del 6 al 10 de setiembre se llevó a cabo en Bogotá, Colombia, el IV Congreso Internacional de Historiadores Dominicos con el título: “Los dominicos y el Nuevo Mundo. Siglos XVIII y XIX”. Y en Lima, Perú, del 9 al 12 de abril de 1994 tuvo lugar el Encuentro Intercultural de Dominicos y Dominicas de América Latina.  La Revista CIDAL llegó a su número 28.


XI Asamblea en Santo Domingo y el Promotor de Medios de Comunicación (1995)

mcs

El undécimo Encuentro de CIDAL tuvo lugar en Santo Domingo, República Dominicana,cuna de la primera comunidad dominicana del Nuevo Mundo.  El Encuentro se realizó durante la semana del 6 al 11 de febrero de 1995 con la presencia y activa participación de Fr. Timothy Radcliffe, O.P., Maestro General de la Orden y dos de sus Socios[1]: Fr. Guido Vergauwen, O.P., Socio para la Vida Intelectual y Fr. Jean-Jacques Pérennes, O.P., Socio para la Vida Apostólica y la Justicia y Paz. Presidió este Encuentro Fr. Flannan Hynes, O.P., Socio para América Latina y Presidente de CIDAL; junto al Equipo: Fr. Márcio A. Couto, O.P., Secretario General de CIDAL; Fr. José Luis de Miguel, O.P., Promotor para la Familia Dominicana; y Fr. Gonzalo Ituarte, O.P., Promotor de Justicia y Paz. Participaron también Fr. Robert Rivas, O.P., Obispo de Kingstown (Islas de San Vicente y Granadinas), Fr. Guido Delran, O.P., por el Instituto Pedro de Córdoba. A este Encuentro fueron convocados los frailes definidores que participarían seis meses después en el Capítulo General de Caleruega,  España, del 17 de julio al 8 de agosto de 1995. 

El tema elegido para el estudio y análisis fue el de la “Inculturación del Evangelio”, enfocado desde la perspectiva del teólogo de la liberación el Padre Gustavo Gutiérrez Merino, quien compartió su reflexión desde la predicación de Fr. Bartolomé de las Casas, O.P., y la predicación dominicana hoy. En este Encuentro se solicitó al Maestro de la Orden el nombramiento de un promotor de Medios de Comunicación Social para América Latina y El Caribe.   

Durante el período entre este Encuentro y el próximo de 1998, se llevó a cabo del 4 al 8 de setiembre de 1995 el V Congreso Internacional de Historiadores Dominicos “Los dominicos y el Nuevo Mundo. Siglos XIX y XX”, en Querétaro, México.  También ese año se amplía el horizonte de la Revista CIDAL por medio de la publicación del Boletín “Ideas y Mensajes” como una forma de separar las ideas noticiosas de la Revista. El siguiente año tuvo lugar la Reunión de Regentes de Estudios en Bogotá, Colombia, así como el V Coloquio Teológico Dominicano Internacional, con el tema: “Los Pueblos Excluidos ¿Sujetos Culturales?.” El Coloquia fue en Santiago, Chile, del 1 al 7 de marzo de 1996.  

XII Asamblea en Cochabamba (1998)

El duodécimo Encuentro de CIDAL se realizó en Cochabamba, Bolivia, del 9 al 14 de febrero de 1998, en el marco de sus treinta años de animación de la vida dominicana en América Latina y El Caribe. Se invitó a Fr. Evelio José Ferreras, O.P., para que coordinara los trabajos bajo la temática “La colaboración entre Entidades de América Latina.” Se analizaron también los primeros seis años en el recorrido del Instituto Pedro de Córdoba.  Presidió el Encuentro un nuevo Socio para América Latina y El Caribe, el primer latinoamericano en ocupar este servicio, Fr. Francisco Quijano León, O.P., de la Provincia de México. Se eligió como Secretario General de CIDAL a Fr. José Luis Burguet Huerta, O.P., (Viceprovincia de Centro América). Por su parte, Fr. Timothy Radcliffe, O.P., Maestro General de la Orden, nombró a los nuevos promotores: Fr. Manuel Martínez, O.P, (Provincia de Argentina) Promotor de la Familia Dominicana; Fr. Ferdinand Warner, O.P., (Vicariato de Trinidad & Tobago) Promotor de Justicia y Paz; y Fr. Enrique Sariego, O.P., (Vicariato de República Dominicana) Promotor de Medios de Comunicación Social. Finalmente, se indicaron las pautas para la preparación del Capítulo General de Bolonia, Italia, que se realizó del 13 de julio al 4 de agosto 1998.

Ese mismo año, la semana previa al Encuentro (del 24 al 31 de agosto de 1998) se llevó a cabo también en Cochabamba el VI Coloquio Teológico Dominicano Internacional con el tema: “El reto de la modernidad y el desafío de la predicación.” Del 21 al 26 de setiembre de 1998 tuvo lugar en Bayamón, Puerto Rico el VI Congreso Internacional de Historiadores Dominicos de Iberoaméricacon el tema: “Los dominicos en Hispanoamérica y Filipinas a raíz de la guerra de 1898.” También ese año se realizó el I Encuentro del Movimiento Juvenil Dominicano (MJD), Chile.  En 1999 fue el I Encuentro de Dominicos que trabajan en el ámbito radial, así como el I Encuentro Latinoamericano de Colegios de la Orden de Predicadores, en Santiago de Chile, 1999. El Encuentro de Regentes y Moderadores de Estudios fue en México, del 14 al 17 de febrero de 2000; mientras que el II Encuentro Latinoamericano de Colegios de la Orden de Predicadores se realizó en Bogotá, Colombia, del 19 al 22 de julio de 2000. Durante este período se publicaron 6 números de la Revista CIDAL así como se continuó con los Dossier.

Continuará……

 

Basada en el trabajo de

fr. Santos González Allard, O.P.

Provincia San Vicente Ferrer de Centroamérica

 

 

[1]A partir del Capítulo General de Caleruega en 1995, los Asistentes del Maestro de la Orden pasan a llamarse “Socios”.

 

 

 

[1]Actas de la II Asamblea de CIDAL, Anexo Nº 3, Texto reorganizado de los cincos documentos producidos por DORCA, CIDAS I, II y III, y CIDAL I, México, 1973, p. 29.

[2]Actas de la I Asamblea de CIDAL, Colombia, 1971.

[3]Cf. Mensaje del MOP, Vicente de Couesnongle, OP, al tercer Encuentro de CIDAL, Roma 6 de julio de 1974, Convento de Santa Sabina (Aventino).

[4]A petición de CIDAL el Capítulo General autorizó la publicación de dos documento: “La misión de la Orden Hoy” y la “Carta del Capítulo General de la Orden Dominicana sobre los problemas actuales”.

[5]Revista CIDAL Nº. 32, 1998, p. 9.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1]Cf. Revista CIDAL Nº. 32, 1998, p. 6.

 

 

[1]Cf. E. Ruiz, “Balance y Perspectivas de la Orden en América Latina, a la luz de los documentos de CIDAL y sus antecedentes respecto de la evangelización y la vida común”, En Actas de la VI Asamblea de CIDAL, Año 1, Número especial (1980), p. 47.

[2]Por sus siglas en inglés, “Dominican Organization for the Region of Central America.”