El Promotor para la Formación y Vida Intelectual es nombrado por el Maestro de la Orden, previa consulta a los miembros de CIDALC. Durará en el cargo tres años con la posibilidad de un nombramiento por un nuevo periodo. Son funciones del Promotor para la Formación y Vida Intelectual:

 a ) Promover la comunicación y colaboración acerca de la Formación Institucional y Permanente, en la región y con otras regiones de la Orden..

b) Promover, en relación con el Socio del Maestro para la Vida Intelectual, Regentes y Moderadores, el estudio, la investigación y el apostolado intelectual en las entidades de la región a través de cursos, encuentros, proyectos en común y otras actividades.

c) Promover la presencia de la Orden en las instituciones y ámbitos de vida académica, eclesial y cultural de América Latina y el Caribe.

d) Coordinar con las demás ramas de la Familia Dominicana la elaboración de planes de formación permanente y su ejecución.

e) Colaborar, en diálogo con CODALC y las Monjas, en la formación permanente de los formadores.

f) Favorecer, mediante los medios más adecuados, una reflexión teológica desde la realidad de nuestros pueblos.

 

Estatutos CIDALC num. 13